sábado, 9 de enero de 2010

.- Adios amante

Querido amor, escribo esta carta con mucho dolor, hace màs de una semana que no te veo y no puedo màs, cada dia que pasa siento que muero por dentro. Tengo ganas de llorar, quisiera ir a buscarte pero no puedo, tu estas en tu mundo real, donde eres un marido y un padre, con un hogar. Donde yo existo talvez solo en tus sueños eroticos, me cansè de ser solo eso, solo el objeto de tu pasion, me canse de ser inexistente en tu vida donde eres un gran hombre, serio y respetado mientras que yo solo soy la cualquiera que se metio en un hogar ajeno. Ajeno a mi existencia, ajeno a mi dolor, ajeno a mis noches tristes de desesperanza.

Lo sè nadie me obligo, pero el amor es asi, el amor no es mi excusa para ser feliz, si no la realidad que me tiene aqui, perdida entre mis lagrimas.

Me cansè de esperar, me cansè de dormir sola, especialmente en las frias noches de invierno donde tu cuerpo podria ser la fogata que llenaria mi cuerpo de calor pero solo me quema el dolor de no tenerte cuando mas te necesito. Me he dado cuenta que el calor que me das es solo de una hora o dos horas, contadas, con prisa, a escondidas, haciendomelas siempre pesar en la conciencia creyendo que asi puedes limpiar la tuya. No lo niego he sido feliz a tu lado, conformandome como mendiga a los minutos de tu amor comprado con mi cuerpo y nada màs.

Pero la venda a caido de mis ojos. A pesar de todo el dolor que estoy sintiendo en este momento, como un rayo atraviesa mi cuerpo justo en el corazòn.

Me cansè de vivir de celos, de celos que no puedo confesar porque no tengo el derecho, simplemente porque no soy nadie en tu vivir. Soy solo una amante, palabra prohibida que da emociones hasta enamorarte y hacerte sufrir, palabra que con todas las pasiones te lleva al cielo y te deja caer de golpe con heridas de muerte al alma sola y vacia. Y al final duelen hasta los recuerdos mas vanales, al darse cuenta que solo se ha sido parte de una comedia donde la payasa he sido solamente yo y al final me tengo que aplaudir porque fui tan perfecta en la actuaciòn porque lo hice con el corazòn y crei que era real.

Y me he dado cuenta solo ahora.
Ahora que en mi vientre crece el fruto de mi pecado. Ahora cuando igual que siempre no estàs y te necesito mas que nunca. Es inutil que me vuelvas a decir que es otro capricho, estoy decidida.
En mi vientre crece dia a dia, mes a mes un ser humano, un ser especial que no merece sufrir.
Yo sabrè hacerlo feliz, por eso te pido que te alejes de mi. No quiero que mi hijo crezca con un padre prohibido, porque nunca podràs ser un padre perfecto y a tiempo completo para el. No quiero que sufra como yo, le dirè que has muerto y aunque le tenga que inventar una historia de un padre estupendo se que te amarà sin que lo merezcas pero prefiero que mi hijo sea feliz y nunca sepa el dolor que has causado en mi.


Adios amante!
Piccolita

2 comentarios:

Anónimo dijo...

vaya esta carta me recuerda a mi. solo k yo no tuve el valor de traer a mi hijo al mundo y ahora pago el precio ..un precio de dolor y de culpa.
Nadie merecia k esto terminara asi decidi no tener a mi hijo y alejarme de este amor prohibido

marianaadw dijo...

hOLA!! solo quiero recomendarles un libro que esta muy bueno por q expresa el sentimiento de cuando eramos niñas y todo era posible y el simple hecho que la persona q nos gusta no nos saludara ya era el fin del mundo para nosotras y ahora vemos que eso no era nada.... que hay sentimientos más profundos...el libro se llama "Quiereme cinco minutos"y es de Anaí López

Búsqueda personalizada