domingo, 18 de mayo de 2008

.-Entre el odio y el dolor


Nuevamente hoy vuelvo a recurrir al viejo truco de escribir mis tristezas en esta hoja en blanco, que no me juzgarà.

Tengo tantos resentimientos dentro de mi corazon, tengo tanto dolor y talvez odio, odio hacia aquellas personas que me hirieron el alma y que cambiaron mi vida, mi forma de ser, de vivir y talvez el modo mejor de ser yo o de lo que pude haber sido. Ahora solo debo buscar en el olvido esa paz que nunca he encontrado, esa paz que se me ha negado.

Que puede hacer un mortal como yo cuando ha perdido el valor y el deseo de ser mejor.
Como puedo decir a alguien que reciba mi amor, cuando no sè si el amor que doy sea aquel que dura toda la vida?

Quiero llorar todas las penas de mi alma y hacerlas desaparecer. Pero he terminado mis lagrimas y ahora solo quedan reproches, ahora solo queda inestabilidad, ahora solo quedan lagrimas de rabia, ahora solo queda nada, nada de lo que pude haber sido.

Ahora solo puedo saber que soy infeliz.
Y en parte es por tu causa.
Crei en ti como en nadie en mi vida y aun asi me diste desdichas, me diste penas y por tu abandono me hundi en la terrible melancolia de amar a un ser sin sentimientos. Despues con una cara ridicula volviste a buscarme pensando que podias encontrarme de nuevo y te digo No! no te verè jamas como aquel ser perfecto que fuiste para mi. Es casi increible haberte amado, parece que no existes, solo has dejado esa maldita huella de horror en mi corazon.

Ahora vivo entre el odio y el dolor, gracias a tu extrema maldad de hacerme llorar como nunca nadie lo hizo, cuando crei haber encontrado la salida.


Piccolita
Búsqueda personalizada